Organizado por la Asociación Marroquí de Málaga, se celebró en la plataforma virtual Jitsi el pasado dia 5 de Mayo.

Tal y como nos trasladaron en su carta de invitación, este encuentro buscaba reunir a profesionales de entidades, administraciones y agentes sociales que en su trabajo con colectivos MENA y JIEX necesiten comprender y analizar qué pasa con las jóvenes, crear redes de trabajo para elaborar un enfoque de género integral que pueda dar salida a la situación tremendamente diferencial que viven las menores de edad y las jóvenes en sus procesos migratorios.

Este foro se enmarca en el proyecto «Jóvenes en Movimiento: Integración y acceso a la plena ciudadanía de los colectivos MENA y JIEX», financiado por la AACID. Era un encuentro que pretendía ser un espacio de participación en el que profesionales y especialistas pudiéramos compartir experiencias, perspectivas y generar propuestas que puedan ofrecer soluciones a las problemáticas identificadas en la intervención con el colectivo.

En otro proyecto, también financiado por la Agencia Andaluza de Cooperación Internacional AACID en 2018, hemos enmarcado nuestra participación en este foro. Cuando recibimos la propuesta en el área de Educación para la Ciudadanía Global, lo primero que pensamos fue: nosotras no tenemos recursos de acogida para mujeres migrantes menores. Pero inmediatamente situamos que nuestro aporte se dirigiría más a la reflexión sobre cómo aumentar el enfoque de género en las políticas, y para eso sí que tenemos un valioso recurso, el proyecto: «Miradas Interseccionales para una agenda local/global sostenible desde los feminismos».

Pincha aquí para conocer más este proyecto

Desde nuestro ámbito de acción, que es la educación para el desarrollo y la formación, dirigimos nuestra incidencia a situar en la agenda política a necesidad de articular todas las políticas desde un foco Feminista Interseccional, de acuerdo con el ODS5, que además atraviesa toda la Agenda 2030. Porque las causas del mundo están siendo defendidas por mujeres: si no transversalizamos el enfoque de género a todos los ODS será imposible alcanzarlos.

Fuimos invitadas a participar en una de las 4 mesas articuladas para utilizar la metodología «Mesa Cuadrada», y elegimos la segunda, denominada: «Mujer, menor e inmigrante»

Desde el foco del feminismo interseccional, 3 los ejes de opresión principales que se ejercen sobre las mujeres migrantes menores son justo estos 3. Ejes que también se comparten por ejemplo con las mujeres racializadas locales o nacionales, porque sigue habiendo lógicas coloniales y racismo, que hacen que cosas como el color de la piel (ser más oscura o más clara), puedan ser factores de integración o exclusión social.

Además, por ser mujeres, se enfrentan a violencias machistas en los países de origen tránsito y destino. 

Añadir que cuestionamos el uso de las categorías administrativas MENA y JIEX como categorías identitarias. Ellas son la misma persona el día de antes de cumplir los 18 y al día siguiente. Sin embargo, el paso de MENA a JIEX les supone un cambio vital muy profundo.

En ese cambio, desde nuestras políticas generamos un limbo de exclusión que es el caldo de cultivo perfecto para que las jóvenes caigan en redes de trata. Es una cuestión de pobreza: todas las mujeres pobres en determinado momento se plantean la salida de la prostitución.

Momentos del Foro on line. Foto: pantallazo cortesía del equipo de comunicación de Málaga Acoge, otra de las entidades participantes.

Los cuerpos de las mujeres de 17-18 años son explotables sexualmente. Ojo, que lo son porque hay varones con recursos económicos dispuestos a pagar por acceder a sus cuerpos, que es algo que también debe señalarse por muy complejo que sea.

Respecto a la llegada o no de mujeres menores, entendemos que las causas generales de que no viajen solas son las mismas que tienen las mujeres adultas: es prácticamente imposible realizar el tránsito migratorio de la ruta africana sin un hombre al lado, sea tu tratante o “tu marido” para el viaje. Eso es lo que nos devuelven la mayoría de relatos que vamos conociendo.

La situación de las mujeres menores migrantes, mientras lo son y después de alcanzar la mayoría de edad, es una cuestión de estructura que sólo podrá cambiar si se aplica un foco interseccional de género.

De lo contrario, se seguirán reproduciendo la desigualdades estructurales que ya existen sobre las mujeres migrantes también sobre las menores, y éstas, son más vulnerables.