Un 31 de octubre, tal día como hoy, hace 20 años, celebramos con profunda ilusión la Resolución 1325 del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas. Veníamos del paisaje desolador que dejó la década de los 90 en relación a los crímenes cometidos en los cuerpos de las mujeres en contextos de conflicto armado. Las guerras de Bosnia y Ruanda provocaron la indignación de la ciudadanía global y activaron el movimiento feminista, que reclamó insistentemente la puesta en marcha, de forma inmediata, de instrumentos que pusieran freno a cuanto supuso convertir los cuerpos de las mujeres y las niñas en territorios para la comisión de crímenes de guerra, crímenes de lesa humanidad y crímenes de genocidio.

Estas dos décadas que nos separan de la proclamación de la R-1325 han supuesto un avance en la visibilizacion de la violencia de género, en su condena y en la participación de las mujeres en los procesos de paz, sin embargo, y pese a las 7 resoluciones (R-1820, R-1888, R-1889, R-1960, R-2106, R-2122, R-2242), consecuencia directa de la R-1325, emitidas en estos 20 años por el Consejo de seguridad sobre mujer, paz y seguridad1, los derechos de las mujeres siguen siendo conculcados en todas las geografías y los crímenes de género continúan siendo una constante en todos los conflictos armados, adoleciendo de las investigaciones precisas para llevar a los culpables a los tribunales penales. Además, la participación de las mujeres sigue siendo minoritaria en los espacios de toma de decisiones sobre construcción de la paz, lo cual pone en entredicho el cumplimiento de los mandatos de Naciones Unidas, los compromisos de la comunidad internacional y, lo que es más grave, pone en riesgo la paz mundial.

Desde Mujeres en Zona de Conflicto exigimos al gobierno de España el cumplimiento íntegro de la Resolución 1325 en todas aquellas operaciones de paz en las que esté o pueda estar implicado. Instamos a nuestro gobierno a fortalecer el plan de Acción para la implementación de la R-1325, dotándolo de los recursos humanos y materiales necesarios para su efectivo cumplimiento, así como aumentar las acciones, proyectos y programas para el cumplimiento de la R-1325, vinculados a la Cooperación Internacional al desarrollo, en coherencia con el V Plan director y la estrategia española de construcción de paz. Para Mujeres en Zona de Conflicto, hoy, 31 de octubre del 2020, la Resolución 1325 continúa siendo un instrumento imprescindible para la erradicación de la violencia contra las mujeres y las niñas en los conflictos armados; un instrumento fundamental para promover la paz positiva, la seguridad humana y la reparación de todas las víctimas y supervivientes; un instrumento de primer orden para reclamar que las mujeres sean actoras activas en la toma de decisiones en la negociación de la paz, incluyendo su participación efectiva en los procesos de desarme, desmovilización y reintegración.

Ni nos cansamos, ni nos rendimos: ¡cumplimiento íntegro de la R-1325 ya!

Mila Ramos Presidenta MZC