Desde Mujeres en Zona de Conflicto, queremos expresar nuestro más sentido pésame a las familias de los fallecidos, el sentimiento de indignación por semejarte vulneración de derechos humanos, está hoy en el centro de nuestras prioridades.

Aún en el caso de que los migrantes hayan utilizado la violencia para alcanzar suelo español, la demostrada y fehaciente utilización desmedida de la fuerza por parte de la gendarmería marroquí no puede quedar impune.

El viernes 23 de junio un grupo conformado por unos 500 migrantes subsaharianos intentaron el salto a la vaya fronteriza de Melilla, con un saldo de 37 migrantes muertos, según la Asociación Marroquí de Derechos Humanos (AMDH), 23 según las cifras oficiales, y dos agentes de la gendarmería marroquí. Además, numerosas personas permanecen heridas, algunas de ellas graves, lo que puede acrecentar, aún más, la intolerable dimensión de la tragedia.

Rechazamos las políticas migratorias represivas de la Unión Europea, incluida España, que están convirtiendo nuestras fronteras en territorios de muerte y terror, frente a la desesperación que empuja a los hombres y las mujeres que migran desde el África subsahariana. Las políticas represivas y restrictivas migratorias únicamente benefician a los traficantes y tratantes de personas.

Exigimos que Marruecos, España y la justicia internacional activen cuantas acciones sean necesarias para esclarecer las violaciones de derecho humanos cometidas en ambos lados de la frontera y que lo hagan con la mayor celeridad. La justicia tiene el deber de actuar, y no hay justicia sin reparación.

Exigimos que se detengan de forma inmediata las devoluciones, denunciadas por Amnistía internacional, y que contravienen el Derecho Internacional Humanitario.

Exigimos un cambio radical de paradigma en las políticas migratorias de la Unión Europea, que ponga en el centro a las personas y su derecho a migrar en cualquier circunstancia, más aún cuando los motivos de la migración son la pobreza extrema, el hambre, la guerra, la persecución, la ausencia de seguridad humana.

Exigimos al gobierno español y al gobierno de Marruecos que prioricen la seguridad de la población migrante, y que estos puedan ejercer los derechos de los que son titulares.

Una vulneración de derecho como esta pone de manifiesto, una vez más, la fragilidad de nuestro estado de derecho y evidencia en fracaso de un modelo de desarrollo asimétrico, impuesto por la globalización neoliberal y la hegemonía del heteropatriarcado.

Exigimos justicia y la exigimos ya.

Mila Ramos. Presidenta MZC.