El trabajo con mujeres temporeras en diferentes municipios onubenses junto al I Plan de Inserción Sociolaboral para Víctimas de Trata, Explotación Sexual y para Mujeres en Contextos de Prostitución han sido el centro del encuentro entre la Delegación y la ONGD

Maria José Rico, subdelegada del Gobierno de España en Huelva y Antonio Alvarado Barroso, Jefe de la Dependencia de Trabajo, han mantenido durante la mañana del martes 16 un encuentro en las dependencias de la Subdelegación de Gobierno con Almudena Guerra Rodríguez, responsable de Mediadoras de MZC y Miriam Durán Díaz, trabajadora social de la entidad, ambas pertenecientes a la delegación onubense de la ONGD.

Durante la reunión se han presentado las diferentes líneas de acción y trabajo que MZC viene desarrollando en la provincia, así como los proyectos que se están implementando en la actualidad. Uno de ellos es el I Plan de Inserción Sociolaboral para Víctimas de Trata, Explotación Sexual y para Mujeres en Contextos de Prostitución (Plan Camino), siendo Mujeres en Zona de Conflicto la única entidad que trabaja este proyecto desde 2023. Este Plan, financiado por el Ministerio de Igualdad, el Instituto de las Mujeres y la Unión Europea en el territorio onubense, incluye la atención social y psicológica, el asesoramiento jurídico y la orientación laboral para las mujeres usuarias del mismo.


Por otro lado, las representantes de MZC han presentado el trabajo que realiza la entidad con mujeres temporeras contratadas en origen, donde se desarrolla un trabajo de mediación desde 2018 que incluye la información sociolaboral y el acompañamiento ofrecido a las mujeres desde su llegada a España, así como la asistencia que desde la entidad se realiza en caso de vulneración de derechos. Dentro de esta misma actividad, la ONGD elabora talleres y formaciones específicas que permiten desmontar bulos y contrarrestar los delitos de odio. El recurso habitacional de emergencia que MZC posee en la provincia es también un pilar fundamental para proporcionar espacios seguros a mujeres que puedan encontrarse en una situación de extrema vulnerabilidad, con especial atención a las mujeres temporeras.