El proyecto se desarrolla en Almería, Cádiz, Córdoba, Huelva, Málaga, Sevilla, Badajoz, Cáceres, Ceuta y Madrid

Durante su ejecución se llevará un análisis de las situaciones de explotación y TSH que viven las mujeres en los espacios de prostitución

Desde el pasado mes de enero, el Área de Acción Social en Mujeres en Zona de Conflicto se encuentra ejecutando el Proyecto Lilith : Detección, prevención y orientación integral con mujeres inmigrantes en contextos de prostitución, víctimas y posibles víctimas de trata y/o explotación sexual financiado por el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones y el Fondo Social Europeo +.

Lilith se diseña con la idea de contribuir a la erradicación de las violencias de género en cualquiera de sus formas, con especial atención a la trata de mujeres y niñas con fines de explotación sexual. Las actividades planificadas se plantean para favorecer la prevención y detección de estas situaciones, favoreciendo que las personas que la sufren puedan acceder a los derechos que tienen reconocidos y a los recursos disponibles.

Entre las acciones que se realizarán en el marco de proyecto, que involucra a cuatro comunidades autónomas, se encuentran:

  • El análisis situacional
  • Coordinación con actores clave
  • Actuaciones de prevención sobre trata y explotación sexual
  • Actuaciones de orientación integral
  • Aproximación a mujeres migrantes en contextos de prostitución

El Proyecto Lilith en MZC, un proyecto ya conocido con un nuevo enfoque de trabajo

El Proyecto Lilith no es nuevo en Mujeres en Zona de Conflicto, si bien anteriormente el enfoque se dirigía a la atención integral. Durante 2024, se trabajarán desde Acción Social en el desarrollo y puesta en marcha de actividades de prevención y orientación ante situaciones de explotación sexual y trata de seres humanos con fines de explotación sexual.

Algo novedoso dentro del mismo proyecto será la producción de un análisis situado de las situaciones de explotación y TSH que viven las mujeres en los espacios de prostitución. Todo ello con la intención de incrementar el reconocimiento de las víctimas para el acompañamiento en el proceso de denuncia.