El sábado 11 de junio se declaró un incendio en el asentamiento informal de Palos de la Frontera, viéndose afectadas 100 chabolas. Más de 100 personas han perdido absolutamente todo. Nuevamente la destrucción del precario modo de vida de los y las más vulnerables salta a primer plano: MZC hemos atendido a 44 mujeres que se han quedado sin NADA. Han perdido la chabola que es su casa, la ropa, pequeños enseres, productos de higiene… y en sus vidas se ha instalado el miedo, la frustración, la desolación, el abandono y el dolor, en una lucha descarnada por la supervivencia. ¡No permitamos que caigan en el olvido!!!


Cada una de estas mujeres tiene una historia detrás que arranca en los países de los que tuvieron que salir como emigrantes para buscarse la vida y poder mantener a sus familias. El 75% de ellas son marroquíes, el 20% guineanas y el 5% vienen de Nigeria. Las políticas migratorias restrictivas son la causa de que la mayor parte de ellas no están regularizadas, para sobrevivir trabajan en el sector agrario por salarios precarios, siendo presas fáciles para la explotación laboral y sexual y para caer en las redes de la trata de personas. 

Desde MZC denunciamos el abandono de las personas que viven en los asentamientos informales que jalonan la geografía andaluza, espacios insalubres, que ponen en riesgo la vida y la seguridad humana. La dimensión del desastre que día a día se vive en estos territorios no puede ser solucionado por los medios con los que contamos la sociedad civil, es necesario activar una política de estado que ponga el acento en los derechos humanos y hacerlo ya. La existencia de estos asentamientos pone en riesgo la salud de nuestra democracia y en jaque el estado de derecho.

Exigimos al gobierno andaluz y al gobierno español que active cuantas medidas sean necesarias para acabar con los asentamientos informales y con la exclusión extrema que sufren las personas que los ocupan, así como reubicarlos en espacios que reúnan condiciones dignas de habitabilidad y aumentar los medios a la sociedad civil para poder aportar una ayuda eficaz y de calidad.  

Ana Martín- Coordinadora MZC- Acción Social