Impulsar una cooperación extremeña que sea un referente feminista local, nacional e internacional implica impulsar distintas estrategias. Una de ellas es poner el foco en los actores calve de la cooperación, sus recursos, sus capacidades y cómo priorizan la formación en igualdad de género y feminismo.

El Diagnóstico sobre necesidades formativas de género entre actores clave de la cooperación extremeña, cuyos resultados se ponen a disposición del público en general, tiene por objeto contextualizar las necesidades de capacitación de los Actores Claves de la cooperación extremeña y educación para el desarrollo y responder, a la vez, a los requisitos mencionados en el Plan General de Cooperación Extremeña 2018-2021 sobre la progresiva mejora de la calidad de la cooperación.

El diagnóstico ha sido realizado en el marco del proyecto “Feministas Cooperando impulsando el ámbito estratégico 2 “Feminismos y desigualdades” del plan de cooperación extremeña” que impulsa Feministas Cooperando. Ésta agrupación está integrada por 5 organizaciones feministas con presencia en el territorio extremeño: Asociación de Derechos Humanos en Extremadura (ADHEX), Fundación Anas, Asociación Malvaluna, Mujeres en Zona de Conflicto (MZC) y Fundación Mujeres, asumiendo la coordinación. El trabajo de la agrupación cuenta con el apoyo financiero de la Agencia Extremeña de Cooperación Internacional al Desarrollo (AEXCID). Concretamente, este proceso investigativo ha sido liderado por la ONGD, Mujeres en Zona de Conflicto (MZC) con el apoyo del Centro de Estudios e Investigación de las Mujeres (CEIM).

Entre los principales hallazgos y conclusiones del diagnóstico se resalta que en Extremadura se está asistiendo a un escenario de re-significación, transformación y transición de las políticas de cooperación. Políticas con una apuesta concreta feminista, que plantean tanto la necesidad de impulsar la construcción de vínculos y espacios de diálogo multiactor en torno a la igualdad de género, como el requerimiento de capacidades para su adecuada implementación. Sabemos que la declaración de intenciones, la participación de mujeres o el uso de metodologías y espacios participativos no aseguran, de manera automática, una adecuada incorporación de la perspectiva de género. En general, se aprecia un discurso favorable y la existencia de ciertas competencias y recursos en género, aunque se reconoce que aún queda camino por recorrer, especialmente en la operacionalización del género. Siendo conscientes de estas limitaciones las necesidades formativas más demandadas por las entidades se focalizan en herramientas técnicas y analíticas.

Desde Feministas Cooperando partimos de la premisa de que la inclusión del enfoque de género en las políticas de cooperación y desarrollo es imprescindible para el logro de un mundo más justo e igualitario. Para conocer más sobre recomendaciones, pasos a seguir y conclusiones emanadas de este diagnóstico, invitados a todas las personas interesadas a consultar el documento. 

La versión digital del mismo disponible en: http://www.mzc.es/educacionparaeldesarrollo/download/diagnostico-necesidades-formativas-genero-cooperacion-extremen%cc%83a/